Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Concha Jeréz - Massimo Pisani

 

concha jerez-massimo pisani

Add a comment (0)

Abstracción versus figuración “Retazos de una colección”

Obras pertenecientes a los fondos de la colección de la Fundación Chirivella Soriano

Sala San Miguel de la Fundación Caja Castellón. Del 18 de octubre al al 22 de diciembre

Abierto de lunes a sábado, de 17:30 a 20:30 horas. Cerrado domingos y festivos

 

La Sala San Miguel de la Fundación Caja Castellón presenta una selección de las más importantes obras de la colección Chirivella Soriano, una de las más destacables colecciones españolas de arte de carácter privado.

Add a comment (0)

Antoni Miró. Secret pou de silencis

 

antoni miro. coleccion ars citerior

Add a comment (0)

Xesús Vázquez. Hinterland

 

Xesus Vazquez.

Add a comment (0)

365ALC. Paisatge

Lonja del Pescado de Alicante. Sala C

Inauguración 31 de octubre  a las 12:30h.

Exposición abierta del 29 de octubre al 4 de noviembre de 2018

Comisarios: José Luis Martínez Meseguer y Pilar Tebar

 

jose luis martinez meseguer

 


Exposició '365ALC_Paisatge'
Tercer moment del cicle expositiu ‘Tot el que veus es Art / Todo lo que ves es Arte / All you see is Art’

 

Inauguració 31 d'octubre a les 12:30 hores
Llotja del Peix d’Alacant. Sala C

Add a comment (0)

Fotoalimentación. Luis Gordillo

 

luis gordillo-MACA- coleccion ars citerior

Add a comment (0)

Adjuntos:
Descargar este adjunto (Serie Malevich.pdf)Serie Malevich.pdf[ ]373 Kb

La "Serie Malevich" de Julián Casado regresa a Cuenca

 

La obra “Serie Malevich. Variaciones de una misma estructura”, de Julián Casado, será expuesta con carácter permanente a partir del mes de noviembre en el claustro del Parador de Cuenca. La pieza, donada por su viuda, Elia Fernández, a Paradores de Turismo, está Julián Casado regresa a Cuenca considerada como su obra maestra y uno de los trabajos más complejos y profundos del artista. Con esta iniciativa, Paradores se suma al programa de actividades culturales de Cuenca. Precisamente, la creación de Casado retorna a uno de los lugares que más influyeron en la vida del artista. En 1969 trabó amistad con Fernando Zobel y el grupo de pintores abstractos de Cuenca, comenzando así su etapa profesional dentro de la pintura en clave abstracta. La ciudad es sede de uno de los más destacados museos de arte contemporáneo del país.

 

julian casado, serie malevich. coleccion ars citerior

Agradecemos a Javier Plaza Márquez la autorización para reproducir el texto.

Add a comment (0)

Antonio R. Montesinos. OOP-HOLE


Galería Isabel Hurley

 

 

25 de octubre - 7 de diciembre de 2018 / October 25th - December 7th 2018

La expresión inglesa Loop-Hole significa literalmente «un agujero en un bucle», pero se puede traducir como un «vacío legal», un «resquicio» o directamente como “escapatoria”.

Con esta expresión se explica cómo siempre que hay un loop —un bucle, un nudo, un obstáculo— este mismo bucle abre un espacio —agujero— por donde poder escapar. Se utiliza frecuentemente para hablar de vacíos legales, de huecos en la seguridad y en general de todo lo que escapa a un sistema de clasificación, de seguridad o de disciplina.

Este proyecto Antonio R. Montesinos pretende continuar investigando sobre metodologías, conceptos y temáticas habituales en su trabajo, como la deambulación urbana, la fotografía o la utilización de objetos y materiales encontrados. En el plano conceptual se pretende trabajar una vez más sobre «lo ordenado y lo entrópico», la reinterpretación de reglas, lo lúdico y sobre cómo podemos ejercer cierto rango de libertad cuando usamos de forma distorsionada las estructuras que organizan nuestra experiencia cotidiana.

Por tanto, la exposición pretende exhibir una serie de piezas que juegan/pervierten ciertas estructuras que organizan nuestros movimientos en el espacio público. Estructuras como las vallas, la señalización pública o los procesos de higiene.

Add a comment (0)

Adjuntos:
Descargar este adjunto (glledo INVIT_CEART interior.pdf)glledo INVIT_CEART interior.pdf[ ]402 Kb

Guillermo Lledó. Mercado Barceló y otros estudios fotográficos


CEART, Sala C. Fuenlabrada

Del  18 de octubre al 4 de noviembre de 2018

 

Acceso prohibido



Vista de la sala C. CEART

 

“Mercado Barceló”, obra que da título a esta exposición, muestra la situación de un espacio urbano de la ciudad de Madrid que está sufriendo una radical transformación con la construcción de un centro cívico y comercial y un aparcamiento en el lugar donde antes se encontraba un mercado tradicional. La obra contiene numerosas fotografías que fueron realizadas el 18 de noviembre de 2011 desde un único punto de vista, una ventana de la desaparecida Galería Evelyn Botella situada en el segundo piso de un inmueble ubicado en el número 12 de la calle Mejía Lequerica. El conjunto de las fotografías seleccionadas reconstruye, con un montaje fragmentado y discontinuo, la exploración realizada por el autor buscando imágenes significativas de ese momento en el que todo parece caóticamente alterado.


guillermo lledo. mercado barcelo

Vista de la sala C. CEART

Add a comment (0)

Adjuntos:
Descargar este adjunto (Catlogo_Agueda_de_la_Pisa.pdf)Catlogo_Agueda_de_la_Pisa.pdf[ ]1681 Kb

Águeda de la Pisa. Naturaleza, un espacio representado


Águeda de la Pisa. Naturaleza, un espacio representado

CATÁLOGO

(Imágenes cortesía del artista)

CIELO HABITADO

Hace años, Francisco Pino, que tuvo con Águeda de la Pisa larga amistad, familia trabada, y todo el sufrimiento que acarrea el arte cuando se formula con una pasión, había definido la pintura de Águeda como un “Hogar en asta”. Es decir, una especie de estremecimiento que, llegado a su paroxismo o a su andadura creciente, se recoge en los adentros como una dulcedumbre, como una patria en su regazo, como una vivencia entrañada. Yo fui testigo de ese florecimiento espontaneo. De repente, con un aviso telefónico audaz, aparecida Águeda por el páramo del Pinar de Antequera -siempre dosificaba esas epifanías con gran estilo y seducción-, y entonces los tramos de la arquitectura modernista de aquella casa insatisfecha y desvencijada del poeta crujían como un edén, como el escaparate de la creación. Sí, un hogar posesivo y tremolante.

La galería La Maleta -otra vez Valladolid como invitación de los sentidos y como reducto de las bellezas primigenias- nos ha traído ahora, después de muchos años, y cuando la abnegación del arte sigue abierta en canal a las ciencias del espíritu y a los tasadores del lienzo sin demasiadas consideraciones, a este mismo concepto y a este preciso espíritu que arrastra la obra de Águeda: a un “cielo habitado”. Nada gratuito, por tanto, en la expresión poética que usa la artista en estos momentos como revelación porque, previamente, se han agotado los axiomas de lo útil y las enseñanzas del diletantismo pictórico. Y también porque antes se han puesto ladrillo a ladrillo, color a color, armonía tras armonía, convicción tras convicción, los continentes expresivos de la forma hasta caer ahora, de modo natural, en las genialidades del “cielo construido” como una habitabilidad sin muros.

Y de bruces, nos encontramos con esta exposición de viviendas y de colores, de edificios verticales y de oxidadas estructuras, prendida de una serie de novedades realmente afortunadas. La mano azul de Águeda de la Pisa –y lo digo porque su pulso encontró en este color una lírica insistente y un matiz terrenal que rayaba en lo perfecto- nos había acostumbrado a una humanidad cosida al paisaje que respiraba, a una rigurosa construcción hegeliana plagada de panteísmo colorista insistente y maciza. Pero el rumbo del creador cambia irremediablemente con las tensiones del espíritu y con las sociedades más extrañas. Y esta exposición en una muestra potentísima de ello, porque Águeda del Pisa ha superado aquí la propia historia y su abstracción intuitiva con un realismo lanzado y seguro. Todo aquí se concretiza en la ciudad vivida, en el retrato biológico del paisaje urbano, en la arquitectura de impacto para un arte existencia apoyado en una modernidad fundante.

Palabras mayores. Y es que sobre una impresión digital -el arte del XXI lo ha descubierto como vocación productiva- pueden hacerse cantidad de montajes, de procesos matemáticos, y de osadía arquitectónicas columpiándose milagrosamente de estructura ingrávida. Todo ello es posible gracias a una acumulación de ingenio y de tiempos de relatividad al son acompasado de un violín. Algunos pintores así lo han hecho, y su estela ha sido tan efímera como correcta. En cambio, en estas composiciones de Águeda de la Pisa el rumbo transita por desavenencias más arriesgadas. Hay un esencialísima que resume todos los cuadros de la muestra y que se impone como impresión: la que se arroja en esos ejes de simetría en donde la realidad arquitectónica se desdobla en una entidad refleja, en una vida autónoma que se escapa a la mole contemplada. Hablamos, por tanto, de sustancias pictóricas, de definiciones novísimas, vistas desde abajo, y que los materiales de construcción imponen a la pintora con un pudor cultural y psicológico.

¿Sólo esto? Evidentemente no. Estos cuadros de Águeda de la Pisa traspasan los buceos de la materia. Hay una belleza encuadrada que está acotada por una serie de tiras horizontales de colores -auténticos tajos de idealidad imperiosa-, que sortean en todo momento las trabas de los volúmenes y que fijan la atención en una estética dinámica y en un espacio de armonía triunfante. Y aquí, en este tiro de hermosura formal, las estructuras de la modernidad encuentran su “hogar en asta”, su “estancia Águeda” que el poeta de las vanguardias imposibles cuajó como descansos de un cielo habitado.

ANTONIO PIEDRA


Add a comment (0)

Cristina Toledo. Una historia victoriana

 

Cristina Toledo. Una historia victoriana

Add a comment (0)

Subcategorías