Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

José Luis Fajardo: biografia

FAJARDO SÁNCHEZ, José Luis (La Laguna, Tenerife, 1941).

Su vocación artística tal vez habría que buscarla en lo que pudo ver y vivir en el taller de su abuelo Enrique Sánchez, marinista acreditado. Fajardo, artista de formación autodidacta, es un buen ejemplo de cómo, sin renunciar a la tradición, se puede apostar desde la vanguardia por la búsqueda de nuevos caminos de expresión.

En el caso de este pintor, esa búsqueda tiene un punto de partida muy personal, siendo el resultado una obra que oscila entre la figuración y la abstracción, entre el color y la palabra, con una enorme capacidad para sugerir y evocar. Su profundo dominio de la técnica le permite conjugar tendencias y sensibilidades diversas, con ecos del expresionismo, el informalismo y la abstracción, fundidos por la coherencia de su personal universo subyugado por la cultura del Siglo de Oro.

Fajardo siempre ha estado ligado de una u otra forma al desarrollo de las vanguardias históricas en España. Primero en su tierra natal, al informalismo y al surrealismo, a través de su amistad con Martín Chirino y Manolo Millares y posteriormente, ya en Madrid, relacionándose con el grupo El Paso y el expresionismo abstracto, en la época en que estuvo adscrito al grupo Nuestro Arte.

En la trayectoria de José Luis Fajardo podemos destacar varias etapas desde la primera a la que se le ha denominado “El Abecedario” caracterizada por variaciones abstractas referidas a planos geométricos.

Posteriormente comenzaría la “Serie retratos mágicos” en la que el autor representa a personajes extraños y velados, sin contornos.  Estos mismos personajes se verán representados mas tarde con taras y mutilaciones. Esta hablándonos de las miserias del hombre. Una evolución posterior dará lugar a la llamada serie visceral, en ella sus personajes dan un paso más, volviéndose mas orgánicos.

Con la utilización del aluminio trabajado con la técnica del repujado, aparece un nueva etapa en la que representa una serie de  relieves voluminosos en contraste con la superficie impoluta, lisa del resto de la obra. La evolución hacia lo dramático, con un mayor compromiso social, le llevará a una etapa posterior  en la que aparecerá en la obra una serie de formas anatómicas encefálicas  perforadas como por una bala.

En los noventa comienza una larga etapa en la que trabaja sobre la serie de sus personajes ”ucrónicos”; son personajes utópicos, que podrían haber existido y no lo han sido. Dicho s personajes  no nos pueden hablar, no tienen labios para pronunciar y lo hacen a través de signos caligráficos también incomprensibles. Son personajes que  observan más allá de nosotros, pues su mirada no está dirigida al espectador. En las obras de esta serie lo que resalta del personaje es su mirada. Si llegásemos a suprimir el personaje, nos daríamos cuenta que la obra plásticamente se sostiene por sí sola con sus contraste de colores y las tensiones que estos crean en la composición.

José Luis Fajardo, está actualmente representado en el ARTIUM de Vitoria, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el de Arte Contemporáneo de Panamá, el Nacional de Buenos Aires, el Patrimonio Nacional y la Biblioteca Nacional de Madrid, las colecciones Chase Manhattan Bank de Nueva York, Dahlberg de Estocolmo, Figi de Suiza y Kent Alessandro de Londres,etc

Javier Martín
julio 2010

Add a comment (0)