Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

Julián Casado: Construcción y variaciones de un espacio

Julián Casado: Construcción y variaciones de un espacio

 

José Mª Iglesias

Julián Casado viene entregándose  a la investigación del espacio en la pintura de una manera lúcida y ejemplar, apoyando teoría y práctica, la una en la otra. Con tenacidad insólita en esta época en la que impera la prisa que, inevitablemente, conduce a la chapuza y que busca el por Gaus tan temido <<escándalo de los beocios>>. Julián Casado ha desarrollado desde hace un cuarto de siglo una intensa y extensa labor pictórica de investigación en torno a la construcción del espacio.

Construcción que lleva acabo con la materia cromática y sus cualidades, utilizadas de modo muy personal y cuyo inicio se sitúa en 1970, cuando percibió el dominio de la dimensión lumínica sobre la cromática en la manera en que empleaba y sigue empleando el color: en bandas paralelas coloreadas, casi imperceptibles en su individualidad por la gradación tonal muy modulada, que hace nacer líneas transversales de luz y sombra, según la configuración centrífuga o centrípeta a partir del centro más claro o más oscuro.

Conviene advertir al lector que Julián Casado es un profundo conocedor de la filosofía de Xavier Zubiri y que al glosarla, especialmente cuando trata temas de estética o que pueden ser asimilados a ésta, ha dedicado extensos textos. El substrato teórico de Julián Casado está teñido por la filosofía de Zubiri, sobre todo por el concepto de <<respectividad>> de lo real, que Julián Casado emplea acerca de la variabilidad de un espacio pictórico, sin que en ningún caso quepa hablar de una obra artística que ilustra un pensamiento y sí, más bien, de un fértil diálogo.

Adecua muy bien Julián Casado la terminología zubiriana a sus elementos pictóricos y encuentra en ella estímulo y precisión conceptual.

Consecuencia del modo analítico de trabajar el pintor son las extensas series de obras en que acostumbra todas las variantes que la dinámica cromática-estructural le brinda. Ha ido surgiendo así la <<Serie Malevitch>> (1978-1982) y compuesta de cuarenta y dos obras, a la que le llevó la meditación del concepto zubiriano de respectividad con el teórico principio constructivo de Malevitch, <<la estructura funcional de la imagen crea el espacio, el cual se visualiza en un símbolo geométrico>>.

Al organizar un espacio se reitera la obra ejemplar de los dioses, ha escrito Mircea Eliade. Por ello no he dudado al principio de calificar de lúcida y ejemplar la aventura pictórica de Julián Casado. La música le ha inspirado en múltiples ocasiones, aparte de la ya descrita, y nada nos extraña cuando contemplamos sus obras que parecen remitirnos del espacio pictórico también al tiempo, sugerido por el discurrir de las líneas, sean lumínicas o levemente trazadas. Su línea de luz, su juego estructural, las permutaciones y ambivalencias, las variaciones sobre un tema central, nos hace pensar en la música, a la cual, se ha dicho, aspira todo arte.

El tema que elige Julián Casado es un punto de partida, una hipótesis de trabajo, para sus ejercicios de constatación y ahondamiento en la propuesta variabilidad del espacio pictórico, a la que aplica su peculiar y concienzuda técnica que le permite hacer del espacio algo tangible y cambiante, estructurado de un modo estricto y exacto que, no obstante se adentra en lo enigmático. Pintura esencialmente depurada en la que cada obra o serie de sus obras supone un paso más en la profundización de los problemas que propone y en la solución o soluciones que para los mismos allega. La belleza, ese eterno componente del arte, alcanza en la pintura de Julián Casado un punto extremo y culminante. Pintura en la que aparece, permítaseme el anacronismo, estar pensando en Fray Luis de León cuando escribió en su Oda a Salinas aquello de <<El aire se serena / y viste de hermosura y luz no usada…>>.

 

José María Iglesias

(Escrito para la exposición de Julián Casado en 1996 en Barcelona)

Add a comment (0)

Julián Casado: Asvera Adorno en su .

Asvera Adorno en su  << teoría estética>>.


Que <<tanto menos se goza de las obras de arte cuanto más se  entiende de ellas>>. Yo creo que el gozar de una obra de arte lleva a su admiración y, como sabemos, de ahí nace el afán de conocimiento. La obra de arte que en sí sino no su posible relación con otras obras afines temporal y estilísticamente; los hechos e ideas que dieron lugar a su creación y la biografía, formación trayectoria, substrato teórico y filosófico de su autor, sí los tiene.

Concretamente algo así es lo que desde hace años, me han incitado a saber de Julián Casado y de su obra y a adentrarme no sólo en ésta sino en los textos desde los cuales explícita en denso y tramado estudio como sustentando en la filosofía de Xavier Zubiri el qué, el porqué, el para qué y el cómo, sus obras han llegado a ser series. Aludo, muy someramente algunos textos de Julián Casado que nos remiten a sus obras y que pienso nos pueden ayudar a entender ¡y a gozar! Mejor su pintura. Conviene en primer lugar saber cómo se pinta esta pintura. Él lo ha contado y yo le resumo así: Trabajaba Julián Casado en 1970 con “gouaches”, técnica que no admite veladuras ni transparencias, y pretendiendo conseguir un efecto de claroscuro en una composición de cuadros, los había dividido en bandas paralelas hacia su centro geométrico; bandas que se encontraban en ángulo recto en las bisectrices de los cuadros. Fue oscureciendo levísimamente el color de cada banda, quedando el más oscuro en la banda más alejada del centro. Cuando  se retiró del cuadro para comprobar el efecto encontró que cuatro líneas de luz azulada –azul era el color que empleaba- parecía partir de un foco lumínico central y <<trazar>>, sin haber variado un ápice el color, las dos diagonales en tono más luminoso. Este encuentro, que él atribuye al azar, deja de serlo, dejó de ser azar, cuando lo sistematizó y disponiendo el camino novedad que había surgido ante mí por verdadero azar, gracias al manejo de la realidad cromática, repensado y analizado a la luz de la filosofía zubiriana, me hizo inteligible el experimento: la dominancia de la dimensión lumínica sobre la cromática en el funcionamiento de las dimensiones constitutivas del color conforma la estructura del espacio plástico en mi obra>>.(1)

 

En Julián Casado se da con frecuencia su inspiración en otra obra de arte y no sólo otra obra de arte  sino una obra de otro arte. ¿es posible?. Parece dudoso y mucho más en unos a si mismo, a la reflexión activa sobre sus peculiaridades, como casi único motivo en muchas ocasiones.

 

Julián Casado procede aplicando su personal estilo a la posible afinidad estilística y espiritual que establece entre una expresión pictórica la suya y otra musical o poética << Expresar- dice Marleau-Ponty-no es otra cosa que reemplazar una percepción o una idea por una señal convenida que la enuncia, la evoca o la abrevia>>.(2)

 

Pieza angular en la obra de Julián Casado y en la pintura del último tercio del pasado siglo, en su <<Serie Malevitch>> variaciones sobre una misma estructura: Cuarenta y dos piezas de 81 x 100 cm. pintadas en acrílico sobre lienzo y cuyo punto de partida es un principio constructivo del citado pintor ruso: la estructura funcional de la imagen crea el espacio. Meditando a la luz del concepto zubiriano de <<respectividad>>, Julián Casado indagó activamente –esto es, pintando- para ver si variando la función de los elementos que forman la estructura de la imagen, sin variar ésta ni su estructura interna, variaba el espacio. El resultado es que sí, que sí varía el espacio.  Y desde esta convicción ha construido Julián Casado su rica obra posterior.

 

Partiendo de dos endecasílabos de Góngora, con los que el poeta intentó describir la ciudad de Toledo, pintó su serie <Toledo>. Dice  Góngora: <esta montaña que precipitante a tantos años que se viene abajo>>. Julián Casado  ha definido estos ejercicios como su primer acercamiento visual al mundo de lo sonoro aunque en la dirección de la palabra significativa, no en la de una sonoridad <<inefable>>, como es el sonido musical en sí mismo>> (3)

 

<<Todo arte aspira a la condición de la música>>, dijo Walter Pater en frase citadísima, y el mundo de la música ha incitado a Julián Casado a nuevas y fructíferas aventuras pictóricas.

 

<<Cosmos Aleatorium>>, cuarteto lúdico para una música de Claudio Prieto, consta de dieciséis piezas, de 60 x60 cm susceptibles de numerosas posiciones, pues las pinturas poseen elementos variantes e invariantes y cada una puede ser colocada sobre cualquiera de sus lados, y se colocan en filas e hileras de cuatro elementos cada una. Se pueden ordenar teniendo en cuenta-o no- la estructura formal, la luminosidad, el cromatismo o de manera completamente aleatoria.

 

Sobre la <<Ofrenda Musical>> de J.S Bach, trabaja Julián Casado en su <<Elucidación secuencial de una imagen>>. Consta de cuarenta cuadros, cuarenta variaciones <<significativas>> de la imagen, es decir cuarenta espacios plásticos diferentes generados por la imagen. Como en el <<Cosmos Aleatorim>> se trata del problema de la alteración dinámica de un espacio plástico mediante la manipulación de sus momentos. Una vez más contrapuntístico jugando con los focos lumínicos, expandiendo claridad en busca de ése, para él, tan caro allende lúcido que trasciende el propio espacio inmanente.

 

El personal estilo de Julián Casado, su peculiar manera de concitar los elementos que manipula para acceder a su <<espacio pictórico>>, dota a sus temas, sean cuales fuere, de una inconfundible característica, un <<aire de familia>>, que no poseen, lógicamente, las piezas musicales de J.S Bach y Claudio Prieto, los endecasílabos gongorinos, ni la frase de Malevitch, entre sí.

 

Estamos, sean cuales sean los caminos, las incitaciones, las convergencias y divergencias, que el pintor nos indica en sus ricas y profundas reflexiones, ante una obra eminentemente pictórica, radicalmente inserta en los problemas formales y espirituales que la dicotomía de planos y espacios plantea, hoy más conscientemente que nunca, a la pintura. Una solución es, indudablemente, la obra de Julián Casado.

 

José María Iglesias.

 

Texto para la exposición “Julián Casado. Serie Malevitch”. Aranjuez.2004

 

(1)    CASADO, Julián: “El espacio pictórico: su construcción y variabilidad” en Ética y estética en Xavier Zubiri, VV.AA. págs. 111-113; Editorial trotta/fundación Xavier Zubiri, Madrid 1996.

(2)    MERLAU-PONTY, Maurice: La prosa del mundo, pág. 25. Taurus ediciones, S.A., versión española de Francisco Pérez Gutiérrez, Madrid 1971.

(3)     CASADO, Julián: “Cosmos Aleatorium”, folleto, 1990.

Add a comment (0)

Julián Casado: Forma y Medida

Julián Casado

Texto para el catálogo de la exposición “Forma y Medida”. Madrid, 1977.

 

Luz.

Color.

Luz originada a partir del color.

Luz funcionando, óptimamente, con independencia del color.

Estos son los problemas técnicos cuya resolución me preocupa desde hace tiempo y que han determinado mi investigación del espacio plástico en función de la repercusión liberadora que la representación del arquetipo Luz induce en el ánimo del contemplador.

El espacio que propongo, elementos “constructivos” en disposición “espacial” está, pues, construido en función de la luz y con finalidad iluminadora.

Las formas que movilizo, muy sencillas, de estructura geométrica, están compuestas de finísimas bandas paralelas, las cuales, permitiéndome una graduada subdivisión del color, generan ilusiones de luz allende el color.

Su resultado es la creación de un clima lumínico centralizador cuya intencionalidad sería al contemplar e inducirle y conducirle, por resonancia, hacía lo adentro del espacio y de sí mismo en persecución cinegética de una luz que se hurtará incesante a la aprehensión.

Los espacios así propuestos no pretenden ser solución de problemas, sino presencialización de misterios: en términos jungianos, objetivar conscientemente, plásticamente, algo de ese inconsciente fondo colectivo que subyace en las estructuras más primarias, por fundamentales, de la comunidad humana, a la que posibilita e impele en su histórica búsqueda de utopías.

Expresar por alusión simbólica este dato seria consonar con el hombre en lo profundo. Se trataría, en este preciso sentido, de aludir simbólicamente a una realidad transempírica, de configuraciones surreales con significación no freudiana, aunque, al fin y a la postre, surrealidad.

Julián Casado

 

Add a comment (0)

Julián Casado: Serie Malevitch

Julián Casado: Serie Malevitch


(imagen gentileza Elia Fernández)

 

El pintor que había ido elaborando su pintura, desde el año 1969, en torno a la creación de un espacio lumínico partiendo de figuras geométricas muy sencillas, experimentó, entre los años 1978 a 1982, una orientación y un impulso  nuevo.

En 1978 leía el libro de Giulio Carlo Argan “El Arte Moderno”.  Y en las páginas dedicadas a Casimir Malevich, pintor y teórico de la pintura, encontraba formulado el principio motor que configurara la etapa “suprematista” de este pintor ruso: “la estructura funcional de la imagen crea el espacio, el cual se visualiza en un símbolo geométrico”.

Mediante este principio, se le planteó, al pintor, la cuestión siguiente: si se variaría la funcionalidad de la estructura de la imagen, permaneciendo idéntica ésta y su interna estructura ¿variaría el espacio plástico?.

El problema consistía en cómo hacer variar la función de la estructura de la imagen. Dada la experiencia del pintor en el análisis y en la síntesis del efecto  "luz", a partir del color, experimentando en sus obras anteriores, la variación de la función de la estructura de la imagen tendría que venir determinada por la ilusión lumínica.

Quedaba así determinado el horizonte que habría de configurar su obra en lo sucesivo: los cuadros aquí presentes tratan, pues, de la verificación experimental de una hipótesis: mostrar, pictóricamente, que el espacio plástico-cualquier espacio- no es una realidad primaria, originaria, sino que se trata de una realidad derivada de la cualidad espaciosa, es decir, “matérica”, de la imagen. La prueba, por tanto, de esta afirmación teórica, la constituyen los cuadros aquí exhibidos.

La condición que se impuso el pintor era que la imagen y su estructura permanecieran idénticas en cada una de las posibles variaciones espaciales. Eligió, pues, lienzos de un mismo tamaño, 0,8 x 100 cm., e imaginó un cubo escorzo, con dos pirámides inscritas en él, sobre un rectángulo por el que debería emerger la luz; este “elemento lumínico”, no perteneciente a la estructura de la imagen, permitiría la variación funcional, la cual vendría determinada por el diverso modo de quedar iluminados los distintos elementos estructurales de la imagen.

Dicho así, pudiera creerse que el pintor tenía claro, desde el inicio, la realidad variacional del espacio plástico. Y no era así. Tan sólo se trataba de una hipótesis que era necesario verificar. Y la única manera de verificación era ponerse a pintar: lo que era solamente ”previsión” teórica tenía que llegar a ser una “visión” empírica.

Tras los primeros balbuceos en el planteamiento de la variación, cuyos primeros pasos son patentes en los momentos iniciales de la “serie”, arribaba el pintor, cinco años después de iniciada la experiencia, a la plena posesión del principio que, partiendo de estos 42 cuadros que constituyen su análisis, rige su actual obra pictórica. El espacio plástico se encuentra, y por tanto, depende de la espaciosidad de la imagen plástica. Se constituye, pues, en unción de la respectividad posicional de los elementos que construyen estructuralmente la imagen para que, ipso facto, quedasen modificados a una todos los demás elementos, y, en su virtud, quedase modificado el espacio plástico mismo.

A partir de esta experiencia fundamental, la obra del pintor no es sino el moroso despliegue de esta verdad que le fue poseyendo según pintaba la “Serie Malevitch”. Sólo los últimos seis cuadros de la serie son la expresión plenaria del principio teórico que la dio origen; la luz, penetrando por seis diversos lados del rectángulo e iluminando los diversos elementos de la imagen, genera seis últimos cuadros el espacio y el tiempo se convierten, paradigmáticamente, en toda la realidad del cosmos. Espacio y tiempo quedan, pues, unidos en la realidad. Y, por tanto, sucede que toda la serie sea, en definitiva, una reflexión filosófica sobre el comportamiento de la materia en el cosmos.

Toda la serie, sin embargo, los 42 cuadros que la integran ( podrían haber sido muchos más), no son otra cosa que momentos secuenciales de una misma realidad plástica.

 Julián Casado pintó estos 42 cuadros que integran las serie .

Add a comment (0)

Julián Casado (Biografía)

Julián Casado

(Aranjuez , Madrid, 1928 - 2014)

 

Estudia dibujo y pintura en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. Durante algunos años se dedica al diseño industrial hasta que decide estudiar Teología y Filosofía.

En 1969 traba amistad con Fernando Zóbel y el grupo de pintores abstractos de Cuenca, comenzando así su etapa profesional dentro de la pintura en clave abstracta y geométrica.

En 1970 entabla amistad con el matrimonio norteamericano Barman, que le invita a visitar la Escuela de Arte Total que poseían en Estados Unidos. Expone en la Image Gallery toda su obra en gouache y comienza a pintar en acrílico con la misma técnica aplicada en sus cuadros anteriores. Regresa a Madrid en 1973, donde continua su actividad pictórica.

En 1982 es invitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores para participar en la V Trienal de Nueva Delhi en la India, siendo premiada su obra. A partir de esta fecha traslada su estudio a Aranjuez.

Julián Casado es un profundo conocedor de la filosofía de Xavier Zubiri, como diría su buen amigo José Mª  Iglesias, “El substrato teórico de Julián Casado esta teñido por la filosofía de Zubiri, sobre todo por el concepto de –respectividad- de lo real, que Julián Casado emplea acerca de la variabilidad de un espacio pictórico, sin que en ningún caso quepa hablar de una obra artística que ilustra un pensamiento y sí, más bien, de un fértil diálogo.

 

En sus obras es frecuente la presentación en series como la serie “Toledo”, “Aranjuez”, “Variaciones de un espacio I y II”, la “Serie Negra” y la serie “Malevitch”.

Serie Malevitch.

En 1978 Julián Casado tras el estudio de la pintura suprematista, se plantea la cuestión de que si se varia la funcionalidad de la estructura de la imagen, permaneciendo idéntica ésta y su interna estructura ¿variaría el espacio plástico?.

Este planteamiento le hace desarrollar  entre los años 1978 a 1982, una serie de 42 cuadros  que titula “Variaciones sobre una misma estructura”(Serie Malevitch). Dicha serie la realizó en acrílico sobre lienzo de 81 x 100 cm. En ella imaginó un cubo escorzo, con dos pirámides inscritas en él, sobre un rectángulo por el que debería emerger la luz siendo esta misma la que determinaría las variaciones atendiendo a la iluminación de las diferentes  partes de la estructura.

Espacio ludico. 1979. Serie Negra

 

 

 

 

 

Exposiciones Individuales

1969- Iglesia Universitaria de Santo Tomas de Aquino, Madrid

Sala de Arte del CEDISEK, Madrid

1970- Casa de la Cultura, Cuenca.

1971- Galería Karma, Madrid.

1972- The Image Gallery, Stokbridge, Mass. U.S.A

1973- The Touchstone Gallery, New York, U.S.A.

1974- Galería Orfila, Madrid

Galería Berdusan, Zaragoza.

Sala Toba, Cuenca

The Touchstone Gallery, New York, U.S.A

1975- Sala Giannini, A Coruña.

Galería Fenicia, Marbella, Malaga

1976- Galería Kandinsky, Madrid.

Galería Tolmo, Toledo

1977- The International Monetary Fund, Washington D C, U.S.A,

The Becket Arts Center of Hilltowns, Becker, Mass. U.S.A,

Sala Giannini, A Coruña.

1978- Dana Room Stainman College Center, Lancaster, Penn, U.S.A

The Automation House, New York, U.S.A.

Design around us Gallery, Museum of Science, Boston, Mass.

1979- Galería Kandinsky, Madrid

Galería Giannini, A Coruña

1980- Galería Kreisler Dos, Madrid.

1981- Galería Tolmo, Toledo.

1982- Galería C.R.A.C., Aranjuez, Madrid.

1983- Galería Tolmo, Toledo.

1984- Nueva Sala de Exposiciones de la Caja de Ahorro, Vigo.

1985- Aula de Cultura de Caja Madrid, Aranjuez.Madrid

1986- Galería Paul Klee. Madrid

1987- The Kingfisher Gallery, Edinburgh, Scotland, U.K.

1995- Galería Tolmo, Toledo.

Sala de Cultura de Caja Madrid, Zaragoza.

1995- Galería Quorum, Madrid.

1996- Sala de Cultura de Caja Madrid, Barcelona

1998- Galería Quórum, Madrid

Centro Cultural, Getafe, Madrid

1999- Galería Tolmo, Toledo

2002- Centro Cultural Isabel de Farnesio, Aranjuez, Madrid

2004- Centro Cultural Isabel de Farnesio, Aranjuez, Madrid.

2010- Ra del Rey: Espacio de Arte, Madrid.

 

Exposiciones Colectivas.

1970 Galería Egam, Madrid.
1971 V premio Círculo 2, Galería Círculo 2, Madrid.
  Cuatro pintores, Galería A. Machado, Madrid.
  Homenaje a Picasso, Galería A. Machado, Madrid.
1972 VI premio Círculo 2, Galería Círculo 2, Madrid.
  Exposición Nacional de Arte Contemporáneo. Madrid.
1973 VII premio Círculo 2, Galería Círculo 2, Madrid.
  II Bienal de Pintura Ciudad de Zamora, Zamora.
1974 Premios de la II Bienal de Pintura Ciudad de Zamora, Zamora.
  VIII premio Círculo 2, Galería Círculo 2, Madrid.
1975 IX premio Círculo 2, Galería Círculo 2, Madrid.
  Pintores Constructivistas, Galería Kandinsky. Madrid
  III Bienal de Pintura Ciudad de Zamora, Zamora.
  V Bienal del Deporte en las Bellas Artes Barcelona.
1976 X premio Círculo 2, Galería Círculo 2, Madrid.
  Gran Premio de Pintura del Círculo de Bellas Artes, Madrid.
  Primer Certamen Internacional de Artes Plásticas, Museo del Castillo de S.José, Lanzarote.
1977 Maternidades, Galería Kandinsky, Madrid.
  Espacio y Estructuras en seis artistas actuales, Galería Céspedes, del Círculo de la Amistad. Córdoba.
  Forma y Medida en el Arte Español Actual, Sala de Exposiciones de la Dirección General de Patrimonio Artístico, Archivos y Museos, Madrid.
  VI Bienal del Deporte en las Bellas Artes Barcelona.
  Nombres nuevos en el Arte Español, Exposición itinerante por América del Centro y del Sur organizada por la Dirección General de Relaciones Culturales del Ministerio de Asuntos Exteriores de España.
  Nombres nuevos en el Arte Español, Exposición itinerante por América del Centro y del Sur organizada por la Dirección General de Relaciones Culturales del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón 1977-1978. Tokio, Kyoto, Nagoya y Osaka.
1978 Gran Premio de Pintura del Círculo de Bellas Artes, Madrid.
  Bienale Internationale d"Art du Menton. Menton, Francia.
1979 VII Bienal del Deporte en las Bellas Artes Barcelona.
1980 Pintura Española Contemporánea, Fundación Gubenkian, Lisboa, Portugal.
  XV premio Círculo 2, Galería Círculo 2, Madrid.
  Galería C.R.A.C., Aranjuez, Madrid.
1982 V Trienal Internacional de la India, New Delhi, India.
1983 Galería C.R.A.C., Aranjuez, Madrid.
1984 Centro Cultural Nicolás Salmerón, Madrid
1985 Centro Cultural Nicolás Salmerón, Madrid
1986 II Premio de Pintura "L"Oreal", Madrid.
1987 III Premio de Pintura "L"Oreal", Madrid.
  II Premio B.M.V., Madrid.
  Aranjuez, un rincón para el Arte, Sala Juan de Villanueva, Aranjuez, Madrid.
1988 IV Premio de Pintura "L"Oreal", Madrid.
  III Premio B.M.V., Madrid.
  IX Bienal de Pintura Ciudad de Zamora, Zamora.
1989 Arte Geométrico en España: 1957-1989, Centro Colón, Madrid
  IV Premio B.M.V., Madrid.
1990 V Premio B.M.V., Madrid.
1992 X Bienal del Deporte en las Bellas Artes Barcelona.
1994 XII Bienal de Pintura "Ciudad de Zamora", artista invitado.
1995 Homenaje a Eusebio Sempere, Galería Quórum, Madrid.
1996 Arte Santander, Santander
1999 Tres Maestros del Constructivismo: Iglesias-Caruncho-Casado, Galería Faunas, Madrid
2000 Artistas Actuales en Homenaje a Carlos V, Galería Tolmo, Toledo.
2001 Treinta Pintores, Galería Tolmo, Toledo.
2003

Referentes Geométricos, Galería Quórum, Madrid.

2011 Gabinet de papers, Centro Municipal de Exposiciones Ayuntamiento de Elche, Elche, Alicante.

2012  30 pintores de una generación irrepetible, Museo Salvador Victoria, Rubielos de Mora, Teruel.

2013   60 anys de geometria, Lonja de Sant Jordi, Alcoi, Alicante.

2015   60 anys de geometria, Museo de la Universidad de Alicante, Alicante.

2016   Vanidades - Intelectualidad - Espiritualidad. Museo del Carmen, Valencia.



Obra en Museos y Colecciones Públicas

  • Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca
  • Museo de Arte Contemporáneo, Ibiza.
  • Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.
  • Museo de Arte Contemporáneo de A Coruña.
  • Museo de Bellas Artes El Minya, Egipto.
  • Mead Art Museum, Ambers, Mass. USA.
  • Museo de la Asegurada, Alicante.(actual MACA)
  • Museo de la Universidad de Alicante (MUA)
  • Museo de Arte Contemporáneo, Fundación Torre Pujales, Corme, A Coruña.
  • Museo IVAM Instituto Valenciano de Arte Moderno.
  • Caja de Ahorros de Castilla la Mancha, Toledo.
  • Consejo Superior de Deportes, Madrid.
  • Círculo de Bellas Artes, Madrid.
  • Chase Maniatan Bank Collection. NY y Londres.
  • IBM Collection, Madrid y Munich

Obra en Colecciones Particulares

  • Estados Unidos, Escocia, Francia, Italia, Alemania, Egipto y España.

Premios

  • Premio AQUAGEST, obra “Teoría hacia la luz”, II Bienal de Pintura Ciudad de Zamora en 1973.
  • I Premio de Pintura y Medalla de Oro, Círculo 2, Madrid.
  • II Premio de Pintura y Medalla de Plata, Círculo 2, Madrid.
  • Reconocimiento Museo de Arte Abstracto Español firmada por Fernando Zóbel de Ayala en 1974.
  • Premio Banco Industrial de León por la obra “Nostalgia del minero en Tierra”, III Bienal de Pintura Ciudad de Zamora en 1975.
  • Premio de la Dirección General del Patrimonio Artístico, IV Bienal de Pintura Ciudad de Zamora.
  • Premio de pintura en la VI Bienal Internacional del Deporte en las Bellas Artes en 1977.
  • Gran Premio de Pintura del Círculo de Bellas Artes, Madrid
  • Premio Internacional de Pintura en la V trienal Internacional de la India, Nueva Delhi en 1982.
  • Mención de Honor Ayuntamiento de Zamora por la obra “Construcción Espacial” en 1988.

Donaciones de Obras

  • Donación de la obra “Homenaje a Olivier Messiaen I” al Patronato de Cultura del Ayuntamiento de Alicante.
  • Donación de 16 obras de la serie "Cosmos Aleatorium" a la Fundación Torre Pujales Museo de Arte Contemporáneo, Costa da Morte.
  • Donación obra de Julián Casado al Museo de la Universidad de Alicante (MUA).
  • Donación de las obras "Variación sintáctica de un espacio" (Homenaje a Matisse, 8 cuadros) y "Espacio en rojo" (Homenaje a Matisse, 4 cuadros) al IVAM Institut Valenciá d"Art Modern
  • Donación obra de Julián Casado al Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA)

 

Add a comment (0)