Miquel Barceló. Biografía

    Miquel Barceló. Biografía

    Miquel Barceló (Fe­la­ni­tx, Ma­llor­ca, 1957), pin­tor y es­cul­tor, ini­cia su for­ma­ción en la Es­cue­la de Artes y Ofi­cios de Palma de Ma­llor­ca, donde es­tu­dia­rá entre 1972 y 1973. En 1974 de­bu­ta in­di­vi­dual­men­te, con tan sólo die­ci­sie­te años, en la Ga­le­ría Pi­ca­rol de Ma­llor­ca. Ese mismo año se tras­la­da a Bar­ce­lo­na, donde se ma­tri­cu­la en la Es­cue­la de Be­llas Artes Sant Jordi, y rea­li­za su pri­mer viaje a París. En la ca­pi­tal gala des­cu­bri­rá la obra de Paul Klee, Fau­trier, Wols y Du­buf­fet, así como el “art brut”, es­ti­lo que ejer­ce­rá una im­por­tan­te in­fluen­cia en sus pri­me­ras pin­tu­ras. Du­ran­te estos años lee ex­ten­sa­men­te, y se en­ri­que­ce con obras tan di­ver­sas como los es­cri­tos de Bre­ton y los su­rrea­lis­tas, el “Ma­ni­fies­to Blan­co” de Lucio Fon­ta­na o la “His­to­ria So­cial de la Li­te­ra­tu­ra y el Arte” de Ar­nold Hau­ser.

    En 1976 ce­le­bra su pri­me­ra ex­po­si­ción in­di­vi­dual en un museo: “Ca­da­ve­ri­na 15” en el Museo de Ma­llor­ca, con­sis­ten­te en un mon­ta­je de 225 cajas de ma­de­ra con tapa de cris­tal, con ma­te­ria­les or­gá­ni­cos en des­com­po­si­ción en su in­te­rior. Ese mismo año, de vuel­ta en Ma­llor­ca, se in­te­gra den­tro del grupo Ta­ller Lunàtic y par­ti­ci­pa en sus actos reivin­di­ca­ti­vos de cariz so­cial, po­lí­ti­co y cul­tu­ral. En 1977 rea­li­za un se­gun­do viaje a París, y tam­bién vi­si­ta Lon­dres y Áms­ter­dam. Ese mismo año ex­po­ne por pri­me­ra vez en Bar­ce­lo­na, y co­no­ce a Ja­vier Ma­ris­cal, quien será uno de sus me­jo­res ami­gos en la ciu­dad. Junto a él y al fo­tó­gra­fo An­to­ni Ca­tany par­ti­ci­pa, como miem­bro del grupo “Neón de Suro”, en ex­po­si­cio­nes en Ca­na­dá y Ca­li­for­nia, y co­la­bo­ra con la pu­bli­ca­ción de la re­vis­ta ho­mó­ni­ma. Tam­bién es en 1977 cuan­do re­ci­be su pri­mer en­car­go pic­tó­ri­co de gran for­ma­to: un mural para el co­me­dor de un hotel en Cala Mi­llor, Ma­llor­ca. Al año si­guien­te, con vein­tiún años, vende sus pri­me­ras obras a al­gu­nos co­lec­cio­nis­tas y ga­le­rías, y fi­nal­men­te se tras­la­da a Bar­ce­lo­na.

    Su re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal se ini­cia a prin­ci­pios de los ochen­ta, im­pul­san­do de­fi­ni­ti­va­men­te su ca­rre­ra a raíz de su par­ti­ci­pa­ción en la Bie­nal de São Paulo (1981) y la Do­cu­men­ta de Kas­sel (1982). En 1986 se le con­ce­de el Pre­mio Na­cio­nal de Artes Plás­ti­cas, y desde en­ton­ces su tra­ba­jo ha sido re­co­no­ci­do a tra­vés de los más des­ta­ca­dos ga­lar­do­nes, como el Pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de las Artes (2003) o el Pre­mio So­ro­lla de la His­pa­nic So­ciety of Ame­ri­ca de Nueva York (2007).

    Bar­ce­ló está ac­tual­men­te re­pre­sen­ta­do en los mu­seos de arte con­tem­po­rá­neo más im­por­tan­tes del mundo, como el MoMA de Nueva York, el Cen­tre Pom­pi­dou de París, el Gug­gen­heim de Bil­bao, el Ma­ru­ga­mi Hirai de Japón, el Reina Sofía de Ma­drid, el Patio He­rre­riano de Va­lla­do­lid, el CAPC de Bur­deos, el Carré d’Art de Nimes, el de Arte Con­tem­po­rá­neo de Ca­ra­cas y el de Be­llas Artes de Bos­ton, entre otros.

    © Javier B. Martín. Todos los derechos reservados.
    Free Joomla! templates by Engine Templates