Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

RATAPLÁN. PRESIONES, PRISIONES

RATAPLÁN. PRESIONES, PRISIONES                                                                                                                               Gerardo Delgado

 

!Rataplán, plan, plan rataplán...!. Rataplán: onomatopeya del redoble del tambor. La palabra en sí recoge todo el sonido percutido por los palillos sobre la piel tensa de la caja de resonancia. Por eso la elegí como titulo de mi nueva serie. Así quería que funcionaran las pinturas pertenecientes a ella: como sonidos directos provenientes del choque de las formas.

La serie Rataplán-Redoble, comenzada en los primeros meses del 2013, ha tenido una gestación larga y meándrica, extensa en el tiempo y compleja en su relación con las pinturas vecinas. Los primeros cuadros se expusieron en Madrid dentro de la muestra de la Galería Fernández Braso ( Marzo - Abril, 2013).

Su concepción avanzó - entre nieblas - apoyada en ecos de obras, proyectos y planteamientos teóricos anteriores. En Las palmeras salvajes, un texto de 1978, indagaba sobre las características de lo que yo llamaba espacio antiformal o contraespacio. En él escribí que las obras confinadas en este territorio no poseen un aspecto fuertemente formalizado, que su apariencia es caótica y se rompe toda posibilidad de que se nos presenten con una idea directriz única. Al no existir una jerarquía entre las formas, las partes, claramente diferenciadas, no están equilibradas entre sí, ni relacionadas, ni compuestas. Los bruscos desequilibrios son frecuentes. Se despliegan como simples acoplamientos y yuxtaposiciones; son "bricolages antiformales" de partes que nunca conllevan estructuras relacionales, y que suelen entrar en pugna más que crear síntesis. Se logra así la ruptura de la unidad visual, que es sustituida por un universo plural, diverso, de materiales de acarreo. Entramos en los dominios de Kane en Xanadú.

Esta yuxtaposición de elementos contradictorios, en que cada una de las partes es independiente una de otra, es el germen de los nuevos cuadros, y en eso coinciden con las pinturas coetáneas al texto de las palmeras del cual quería preservar sobre todo el adjetivo salvaje. También como estas los concebí en dípticos o trípticos para así facilitar la lucha de contrarios. Y para que la disposición aun tuviera un funcionamiento más libre, en la serie Rataplán-Redoble, escogí los formatos de distintos tamaño y espesor. Conseguiríamos en consecuencia bruscos cambios de escala e improbables ajustes.

Unos pequeños dibujos - simples trazos, realizados una lejana mañana de un sábado de julio de 2005 - surgen de un sueño en que vi los pulmones de Frida Kahlo en la reproducción de su retrato Las dos hermanas. Completamente ajenos a la geometría ortogonal, sus formas orgánicas, pulmonares, estaban muy alejados de los esquemas de los cuadros blancos de retículas rotas que pintaba en aquel momento, aunque ya en ellos se habían introducido tímidamente lo curvilíneo y los cuerpos ameboideos. Esos garabatos quedaron aparcados y solo dejaron un rastro - como texto - en el catálogo de la exposición de Santa Fe.

Las superficies de límites curvos no tuvieron desarrollo; sin embargo, las líneas se ondularon y fueron protagonistas del espacio pictórico en los trípticos Noches, 2007 y los dípticos Pompeyanas, 2008. Con su expansión en anchura y su libertad durante el extenso recorrido longitudinal, bailaron -solas ó acompañadas - por toda la superficie de estos cuadros. Esas líneas, como relámpagos, como fogonazos, van a aparecer - fuertes golpes del tambor, rataplán - en las nuevas pinturas. Serán motivos sonoros, coloristas, recurrentes - plan, rataplán - en algunos de los lienzos.

Si los dedos, al forzar las cintas carroceras, trazaron caminos sinuosos en Las noches granadinas, al enmascarar con ellas amplias zonas desechables se descubren sectores curvilíneos musculosos, tensos, cuya fuerza se acentúa al ser vistos en perspectiva. Recurro a la cámara fotográfica. Escojo detalles que me parecen significativos y ajusto los encuadres. Inicialmente trabajo con el visor de la cámara, pero me falta precisión. José Antonio me ayuda en el ordenador, yo soy un mal informático. Eliminamos lo superfluo, contrastamos las luces y sombras y reducimos las masas a sus perfiles. Aparecen unas líneas limpias, tersas, que cortan seguras el espacio dotándolo de un gran dinamismo. El contraste entre curvas y rectas y su encuentro con los bordes nos segregan áreas autónomas que, a pesar de los procesos de elaboración fría, conservan mucho de la musculatura primigenia.

Ya tenemos masas, o mejor superficies curvilíneas tensas, sobre las que golpear. Y tenemos los instrumentos de percusión - plan, plan rataplán -. Pero hay que tener cuidado para que la fiesta no sea tranquila. Se trata de un tambor. Hay que golpear con fuerza. Rataplán, plan, plan, rataplán... Hay que hacer chocar con violencia, con vehemencia, las distintas formas. No hay que componer y equilibrar. Se trata - no hay que olvidarlo - de dejar sonar el redoble del tambor.

Del díptico  Rataplán  V: Simple redoble, 2013, expuesto en Madrid ha surgido toda esta nueva serie. Una doble superficie a modo de masa y de reja van descendiendo y presionando las dos franjas rojas en fases sucesivas, hasta quedar aprisionadas. Esta parte del díptico se ha desarrollado de manera autónoma y compleja. Tiene valor por si misma. También la parte pequeña se ha complicado hasta adquirir relevancia formal. La importancia adquirida por cada pieza ha provocado que el acople sea mas difícil y que necesitemos un mayor grado de libertad al aproximarlos. En vez de Dípticos forman Dúos más dúctiles en su adaptación al espacio físico circundante.

Pero, como decíamos antes... hay que tener cuidado para que la fiesta no sea tranquila. Se trata de un tambor. Hay que golpear con fuerza. Rataplán, plan, plan, rataplán... No hay que componer y equilibrar. Se trata de dejar sonar el redoble del tambor.

 

                                                                                           Olivares, febrero, 2013 - febrero, 2014

 

Powered by Bullraider.com