Javier Romero

    Javier ROMERO (Elda, Alacant, 1962)

    "Paisaje animado II". 1999

    Mara Mira, en el texto escrito para la exposición del artista en Elche en el año 2003, nos cuenta cómo en un viaje realizado por Romero a Pompeya, descubrió una serie de frescos en las paredes de la ciudad que había sido arrasada por el Vesubio, frescos que le revelaron su pasión por representar en sus obras ese árbol tan mediterráneo como es el ciprés: “Allí, cuando paseaba entre sus calles petrificadas, descubrió que en una de las casas se hallaba un pequeño fresco dedicado a Cipariso. Su intuición le hizo sospechar que aquel  nombre, tan cercano fonéticamente al ciprés (significa ciprés en griego), estaba íntimamente ligado a su trabajo. Después del viaje trató de documentar su intuición. Una recopilación mitológica le desveló la historia que había presentido. Efectivamente, Cipariso era hijo de Télefo, joven de extraordinaria belleza amado por Apolo que, sin querer, un día mató a su ciervo favorito. Desesperado por su acción involuntaria, le rogó a Apolo que le permitiera llorar eternamente al animal herido; el dios accedió a su deseo convirtiéndole en ciprés, árbol que a partir de entonces, simboliza la tristeza.” (1)

     

    (1)   Mara Mira, “Donde habitan las musas”, texto del catálogo de la  exposición La voz de mi silencio, Elche, 2003.

     

    Javier B. Martín

    2008

    © Javier B. Martín. Todos los derechos reservados.
    Free Joomla! templates by Engine Templates