Leyendo cuadros. Mirando historias


>> Listado de todos los relatos publicados 

Entrega número 48
Postludio. José Mª Yturralde
José Mª Yturralde
Postludio
VER

Documentos de introducción
 Introducción de Javier Martín 
 Introducción de Ana Álvarez 
 Listado de autores 

Login

Ars Citerior

EXPONE: MARLON DE AZAMBUJA

EXPONE: MARLON DE AZAMBUJA

Por Javier Martín

 

Marlon de Azambuja. Campo. Tasman proyect

Circuito. 2018.
ntervención en el espacio arquitectonico
Espacio Tasman Projects

 

Marlon de Azambuja (Sto. Antonio dae Patrulha-RS, Brasil, 1978) inaugura el próximo 3 de febrero la exposición Campo en  espacio Tasman Projects, en la calle Ferraz 84, en Madrid. Siendo el comisario Bruno Leitão. Se podrá visitar hasta el 15 de marzo.

 

En Campo se nos recibe con un montaje en madera a modo de pista de Scalextric, anunciándonos que al traspasarlo entramos en un mundo de juegos. Es el mundo lúdico y obsesivo de Marlon de Azambuja. A partir de ese momento varios conceptos irán unidos: realidad y ficción, orden y caos, curva y recta, efímero y perpetuo.

 

¿Cómo surgió el  proyecto de exponer en Tasman Projects?

La exposición surge de la invitación de Fernando Panizo y Dorothy Neary para preparar algo especial durante el periodo de febrero/marzo. Es la tercera vez que invitan a un artista de la colección a tomar el espacio en estas fechas, lo que es una interesante forma de profundizar un poco más en las investigaciones de los artistas que coleccionan.

 

¿A qué se debe el título de la exposición

Campo funciona como un dispositivo, en realidad es casi como una pieza más que invita a los espectadores a plantearse el sentido de esta palabra en contexto con las obras y experiencias que se presentan en la muestra. En realidad no debo decir mucho de ello para no condicionar la experiencia del espectador.

 

¿Cómo plantea esta exposición?

Tasman es un espacio singular porque aunque se disponga a exhibir obras de la colección de Fernando y Dorothy, sigue siendo una oficina en su funcionamiento cotidiano. Desde el principio la idea de la muestra ha sido trabajar respondiendo a este entorno, para cual el espacio me ha comisionado una intervención site-specific y nos hemos centrado en una parte de mi producción que emplea mecanismos para activar diferentes percepciones del espacio y de los objetos que me interesan. También se está produciendo una publicación especial que trata de ampliar las cuestiones abarcadas en la muestra y presentar otras obras pertinentes, así como un ensayo y una entrevista con Bruno Leitão, con quien ya he trabajado en varios proyectos y es profundo conocedor de mi obra.

 

 

Marlon de Azambuja. Campo. Tasman proyect 

Movimiento Concreto. 2009
21 videos a color dispuestos en bucle

 

¿Podemos considerar esta muestra como una revisión de su trabajo de los últimos años?

No hay un carácter retrospectivo en esta exposición, aunque se ven obras desde 2008, algunas  de ellas inéditas. Lo que me interesa es proponer una experiencia, en donde las obras independientemente de sus fechas de realización se suman a formar casi como una única gran obra. Es más cercano a la idea de escuchar un disco que a una canción.

 

 

 Marlon de Azambuja. Campo. Tasman proyect

Lecciones de Pintura. 2013-2018
Pintura spray y plantilla arquitectónica sobre papel

 

¿Qué tipo montaje ha decidido para mostrar las “plantillas” de Lecciones de pintura?

Lecciones de pintura es una de estas obras en abierto que sigue creciendo y la que se presenta en esta exposición es mi colección, la madre de todas que ya consta de casi 300 pinturas (y sigue aumentando). En esta obra específicamente la forma de montar es casi siempre la misma, se decide físicamente cual es el espacio donde se van a presentar (en este caso en la última sala, que es el despacho del director) y a partir de ahí se monta la obra con la intención de ocupar el máximo espacio posible. A diferencia de otras pinturas de esta serie, mi colección siempre se presenta de forma que resalte los aspectos obsesivos de la obra, que finalmente trata de eso, coleccionar como un gesto compulsivo, desmedido y inevitable.

 

 

Marlon de Azambuja. Campo. Tasman proyect

Atlas. 2018
Réplicas de las estructuras que soportan la colección
de objetos del Metropolitan Museum of New York.

 

 

Creo que nos va a sorprender con un nuevo tipo de esculturas dentro de una vitrina. ¿Puede decirnos de que se trata?

Este es un proyecto que lleva unos cuantos años buscando la forma de salir a la luz, y de hecho no está del todo terminado, pero que en la muestra se presenta en forma de “ensayo” (me gusta pensar en las exposiciones como espacios de experimentación donde enseñar también aquello que estamos probando todavía). La obra, que se titula Atlas, consiste en replicar dispositivos utilizados por ciertos museos para presentar sus colecciones arqueológicas, y se presenta al espectador dentro de una especie de display museográfico. Me siento curioso de ver como se dará su relación con el espectador.

 

 

Marlon de Azambuja. Campo. Tasman proyect

Atlas. 2018
Réplica de estructuras que soporta la colección
de objetos del Metropolitan Museum of New York.

 

 

¿Busca entonces en Atlas la atención del espectador hacia el objeto útil pero bello, necesario pero oculto?

No sé si usaría esos términos. Por un lado me interesa una relación muy física de estos objetos, autenticas esculturas hechas para pasar desapercibidas pero que son muy interesante en su naturaleza estructural, mas o menos como estos edificios inacabados o un esqueleto cualquiera. Pero también esta nuestra relación con la ausencia de lo que debería estar allí y no está, y eso nos permite pensar en cuestiones como el expolio, o como se articulan los discursos colonialistas en torno a la idea de conocimiento, que cosas deciden mostrarnos para ilustrar la historia y con que autoridad poseen esos objetos. En todo caso todas esas preguntas están presentes como “potencialidades” en el dialogo con la obra, su apariencia de entrada es mucho mas inofensiva, pero justo ahí radica su interés.

 

Marlon de Azambuja. Campo. Tasman proyect 

Techo Estrellado.  2018
Placas del techo desplazadas

 

 

En la En la 11ª Bienal de Cuenca (Ecuador) realizó una primera instalación de Techo Estrellado con la ayuda de placas de escayola. La filosofía de esta obra, ¿es la exploración de un nuevo reordenamiento del territorio que nos circunda?

Desde luego esta es una lectura posible. Mi relación con esta pieza es mas corpórea, se trata de remover las placas del techo y reordenarlas en el suelo de una forma mas o menos lógica que culmina en la forma de estrella. Aquí ocurren fundamentalmente dos cosas importantes para mi, primero esta el desnudar el espacio, y con eso podemos ver sus entrañas, con cables, alambres, tacos, restos arqueológicos del pasado del lugar, prácticamente todo que las placas trataban de ocultar. Segundo me interesa mucho la situación transitoria de este trabajo. Tal como una performance o actuación, el elemento que vemos apilado en el suelo (las placas) y que ahora se presenta a nosotros como una especie de escultura, dejará de serlo tan pronto vuelva a su lugar de origen, al final de la exposición. Me gusta mucho esa idea de que las cosas son potencialmente objetos artísticos, pero no me refiero al Ready Made, sino a esa cualidad de ciertas cosas de asumir un papel cuando se lo proponemos y que vuelven a su vida con normalidad después, alguien corriente que de vez en cuando hace algo extraordinario, eso me interesa muchísimo!

 

Sus obras realizadas con “cintas” investigan sobre el cambio en la manera de ver los objetos de nuestro entorno. En ocasiones lo realizan dándoles una dimensión que no poseen en sí mismos, ¿cómo es el proceso mental de elección y elaboración de este tipo de trabajo?, ¿es un trabajo donde lo racional y lo irracional coinciden?, ¿dónde en algunas ocasiones el ojo engaña a la mente?

Este es otro ejemplo de situación efímera de la que hablaba antes aunque con procesos diferentes. En Potencial Escultórico se da la situación de que elementos cotidianos proyectan por un determinado momento la posibilidad de repensar nuestra relación con el espacio y con las cosas que nos rodean. Pero no estoy de acuerdo cuando dices lo de una dimensión que no poseen, creo que todo lo que ves allí ya estaba allí, lo que cambia es nuestra mirada hacia el objeto en cuestión.

El proceso empieza por estar atento a los elementos de la Ciudad, una vez uno esta alerta se pueden producir los encuentros donde las estructuras urbanas sugieren las posibles transformaciones. Localizado el objeto de interés es cosa de mentalizar que el espacio público es mío y tomarlo como tal.

 

 

¿Desde cuándo mantiene relación con la Colección Tasman?

Ya conozco a Dorothy y Fernando desde hacen unos cuantos años, de hecho puedo decir que fueron de los primeros coleccionistas en apoyarme, por lo que nuestra relación tiene ya un largo y bonito recorrido. Así que esta colaboración puntual en realidad es solamente una muestra de nuestra amistad y mutua admiración. Es un gran privilegio compartir nuestras ideas con los amigos, y eso tú ya lo sabes.

 

¿Con que galerías trabaja en la actualidad?

En España trabajo con Max Estrella, pero también soy representado por Instituto de Visión en Bogotá y Marilia Razuk en São Paulo.

 

¿Cuáles son sus proyectos más inmediatos?

En verano participo de la primera edición de la Trienal de Cleveland, que tiene un programa fantástico, me hace mucha ilusión. También hay una exposición en Roma que es una ciudad que me encanta. Pero creo que lo que espero con más alegría es la publicación que hicimos para esta expo en Tasman, con textos de Bruno Leitão y diseño de Elsa Paricio, creo que entre los tres hicimos algo muy especial, para ARCO lo veremos.

 

Entrevista realizada a Marlon de Azambuja por Javier Martín en enero de 2018.

Imágenes cortesía del artista.

 

 

 

 

Powered by Bullraider.com